Galaad cortó a Efraín los vados del Jordán y cuando los fugitivos de Efraín decían: “Dejadme pasar”, los hombres de Galaad preguntaban: “¿Eres efrainita?”. Y si respondía: “No”, le añadían: “Pues di Shibbólet”. Pero él decía: “Sibbólet” porque no podía pronunciarlo correctamente. Entonces le echaban mano y lo degollaban junto a los vados del Jordán.

Jueces, 12: 1-7.

Este blog surge desde la complicidad con quienes nunca han sabido ni han querido pronunciar las palabras de paso, quienes no han querido ser soldados de nadie y saben que, antes o después, serán perseguidos por sus acentos mestizos.

Es un espacio personal, donde trataré de escribir desde la teoría política al hilo de la coyuntura, ensayando un pensamiento a ras de una realidad siempre inaprehensible, pero que nos llama a ser comprendida y enfrentada.

Se busca la apertura a los lectores desde la necesidad de compartir, constatando que necesitamos alianzas plurales en defensa de lo común, reconociendo que nos necesitamos para debatir, corregir, mejorar e ir más allá. También desde la convicción de que en Sibbólet nunca estaremos al amparo de ninguna hermandad y, seguramente, si todo marcha bien, bajo la lupa de varias.